DR MOSTAZA

TRAUMATISMOS ESPINALES

El traumatismo espinal es una lesión de la médula espinal y la columna vertebral, o de los huesos que rodean la médula espinal, causado por un traumatismo. La médula espinal contiene nervios que transportan mensajes entre el cerebro y el cuerpo, por lo que el daño puede causar cambios permanentes en las funciones corporales.

Una lesión de la médula espinal puede ser causada por un traumatismo en la columna vertebral produciendo una fractura, luxación, aplastamiento o compresión de uno o más vértebras de la columna vertebral. También puede ser el resultado de una lesión penetrante que corta la médula espinal, como una herida de bala.

A veces, las caídas o accidentes relativamente menores pueden provocar una lesión importante de la médula espinal. Esto puede suceder si hay un grado subyacente de debilidad, luxación o inestabilidad debido a una afección no tratada llamada enfermedad degenerativa de la columna vertebral.

Síntomas de traumatismo espinal

Dependiendo de la ubicación de la lesión, los síntomas del traumatismo de la médula espinal incluyen diversos grados de:

La gravedad de una lesión de la médula espinal se clasifica de la siguiente manera:

En términos generales, cuanto más alto sea el nivel de la lesión (cuanto más cerca esté de la base del cráneo), peores serán las complicaciones. Las lesiones incompletas de la médula espinal tienen un mejor pronóstico para el retorno de la función normal que las lesiones completas de la médula espinal.

Cualquier persona que experimente un traumatismo significativo en la cabeza o el cuello debe ser evaluada por el personal médico de inmediato.

Traumatismos cervicales:

El traumatismo agudo de la columna cervical abarca una amplia gama de posibles lesiones en los ligamentos, los músculos, las vértebras y la médula espinal después de incidentes agudos, que van desde una caída aparentemente inofensiva hasta un accidente automovilístico de gran impacto. Los pacientes pueden buscar atención médica de inmediato después del traumatismo, o de días a semanas más tarde. En todos los casos, se requiere una investigación cuidadosa, para garantizar que no haya compromiso en la estabilidad de la columna cervical, dado que, en casos extremos, la inestabilidad de la columna cervical puede conducir al déficit neurológico progresivo, la tetraplejía e incluso la muerte.

Traumatismos cérvico-torácicos:

Las lesiones cervicotorácicas son relativamente poco comunes y el tratamiento de estas lesiones puede ser ciertamente un desafío. Se debe tener cuidado en la obtención de estudios radiográficos adecuados tanto para el diagnóstico como para el tratamiento quirúrgico. La naturaleza transicional de la unión cervicotorácica crea un área de mayor estrés biomecánico, lo que empeora cualquier potencial de inestabilidad. Es un área de transición, tanto en sus consideraciones biomecánicas como en su anatomía. El diagnóstico de las lesiones cervicotorácicas traumáticas requiere vigilancia, ya que es una región anatómica difícil de visualizar con radiografías simples, y se han reportado casos de desastres neurológicos derivados del diagnóstico tardío de las lesiones cervicotorácicas. El tratamiento quirúrgico de las lesiones cervicotorácicas implica una planificación minuciosa, ya que las dificultades en el tratamiento quirúrgico de los trastornos en esta región han sido bien descritas.

Traumatismos toracolumbares:

Los traumatismos de la columna toracolumbar suelen producirse como resultado de un traumatismo de alta energía (p. ej., accidentes de tráfico, caídas de altura). Puede suceder de manera espontánea en los pacientes con alteraciones osteoporóticas, neoplásicos o metabólicos de la columna vertebral.

La evaluación inicial en el lugar de los hechos implica la realización de un estudio primario con evaluación y restricción del movimiento de la columna vertebral así como control de la hemorragia. Es importante evaluar las fracturas toracolumbares para determinar si hay inestabilidad.

Si la intervención quirúrgica está indicada, se recomienda una cirugía temprana.

IMG.- 1fractura toracolumbar osteoporótica

Traumatismos columna lumbar:

Una fractura de columna lumbar es un tipo de fractura de columna vertebral que se produce en la región lumbar, concretamente en las vértebras lumbares. Estas fracturas pueden ser causadas por un traumatismo de alta energía, como una colisión de automóvil o motocicleta, una caída desde una altura significativa o un acto violento. También pueden ser causadas por insuficiencia ósea, que es común en personas con osteoporosis, tumores u otras afecciones subyacentes que debilitan el hueso.

La gravedad de la fractura puede variar ampliamente, y algunas fracturas son lesiones muy graves que requieren tratamiento de urgencia.

Los síntomas de una fractura de columna lumbar pueden incluir dolor, sensibilidad e hinchazón en la parte baja de la espalda, así como entumecimiento u hormigueo en las piernas o los pies.

El tratamiento de las fracturas de la columna lumbar depende de la gravedad de la fractura y de si el paciente tiene otras lesiones asociadas.

Si sospecha que tiene una fractura de columna lumbar, es importante buscar atención médica de inmediato. Su médico podrá diagnosticar la fractura y recomendar el tratamiento adecuado .

Scroll al inicio