DR MOSTAZA

Espondilolistesis

Es una afección en la cual una vértebra en la columna vertebral se mueve hacia adelante fuera de la posición apropiada sobre la vértebra que se encuentran debajo. El dolor lumbar es causa frecuente de cese de actividades deportivas en atletas jóvenes, y la espondilólisis es su causa identificable más común.

Aunque los avances en las técnicas radiológicas permiten su diagnóstico en fases precoces, en algunos casos la progresión a espondilolistesis es asintomática y no se detecta hasta fases avanzadas.

No hay consenso en el objetivo del tratamiento, que consiste en la resolución clínica, radiológica, biomecánica o funcional, según autores. También hay falta de acuerdo en el tratamiento conservador ideal, en las indicaciones quirúrgicas y en la necesidad de reducción de la espondilolistesis, y muchas recomendaciones establecidas no están avaladas por la evidencia.

Aunque hay una predisposición genética a la espondilolisis, no es una patología congénita y no se han descrito casos en recién nacidos. Tampoco existe en pacientes de cualquier edad que no caminan. Esto hace pensar que el aumento de la carga generada en la postura bipodal desempeña un importante papel en su desarrollo. La incidencia va aumentando tras el inicio de la marcha hasta los 18 años, y se mantiene estable hasta la edad adulta.

A diferencia de la espondilolistesis degenerativa, 5-6 veces más frecuente en L4-L5, en niños y adolescentes es más frecuente en L5-S1 (71-95%), seguida de L4-L5 (5-15%), L3-L2 (menos del 5%) y L2-L1 (menos del 1%).

Tratamiento:

Aunque la mayoría de las espondilolistesis en niños y adolescentes son de bajo grado, con pocos síntomas y bajo riesgo de progresión, deben ser diagnosticadas y tratadas, si precisan, de forma precoz. El tratamiento depende de la edad y potencial de crecimiento del paciente, la presencia y severidad de los síntomas, la fase evolutiva y el grado de desplazamiento.

El manejo de esta patología y la evaluación de sus resultados han sido objeto de gran controversia en los múltiples artículos publicados desde su reconocimiento como entidad hasta la actualidad. La valoración de la efectividad del tratamiento se ha basado en la resolución de los síntomas, la recuperación del balance sagital global, la consolidación radiológica del defecto y/o el retorno a la actividad habitual, según autores.

Tratamiento conservador:

El manejo inicial de la espondilólisis y espondilolistesis sintomática en niños y adolescentes debe ser conservador. No hay consenso sobre cuál es el mejor tratamiento conservador, pero la mayoría de los autores coinciden en las siguientes recomendaciones:

Restricción de las actividades que impliquen la transmisión de fuerzas de extensión y torsión.

Ortesis lumbosacra antilordótica para descargar los elementos vertebrales posteriores y así reducir la cantidad de fuerzas. Se le ha atribuido el alivio del dolor lumbar hasta en un 80% de los casos, pero ninguna ortesis ha demostrado disminuir de forma eficaz el movimiento, por tanto la mejoría puede ser debida a la restricción de la actividad y al curso natural benigno de la patología.

Régimen de ejercicios de estabilización del tronco y la pelvis tras la ortesis, cuyo objetivo es reducir las fuerzas de extensión en la columna lumbar y disminuir el espasmo, mejorando la flexibilidad de la musculatura extensora de la cadera, isquiotibial, lumbar y abdominal.

Tratamiento quirúrgico:

La indicación quirúrgica es la persistencia de síntomas a pesar del tratamiento conservador, que varían según la edad de los pacientes. El dolor lumbar bajo es el síntoma principal, y suele desarrollarse durante el pico de crecimiento rápido. Es posible que el crecimiento esquelético o los cambios de actividad durante la pubertad contribuyan al desarrollo de los síntomas, ya que en la población general también aumenta la incidencia de dolor lumbar durante la adolescencia.

En niños preadolescentes raramente es necesario el tratamiento quirúrgico, ya que no suelen tener dolor.

Espondilolistesis degenerativa:

La espondilolistesis degenerativa lumbar es el resultado de la progresión de cambios degenerativos en el disco intervertebral y las articulaciones facetarias que conducen a la desestabilización de uno o más segmentos vertebrales. Es una patología propia de pacientes por encima de los 65 años, predomina en las mujeres con una proporción de 5:1 en comparación con los hombres; el segmento más afectado es L4-L5, la listesis rara vez supera el 30% de deslizamiento. Puede o no generar manifestaciones clínicas, y la severidad de estas no siempre se correlaciona con el grado de deslizamiento.

El síntoma cardinal es el dolor lumbar con o sin dolor radicular. La claudicación neurogénica ocurre en el 75% de los pacientes; Es causada por hipoperfusión sanguínea secundaria a la compresión de las raíces nerviosas, manifestándose como dolor en los miembros inferiores con distancias variables al caminar.

Para el diagnóstico de la espondilolistesis degenerativa es imprescindible una evaluación integral con estudios radiográficos estáticos y dinámicos en posición de pie escáner de columna lumbosacra y resonancia magnética. Un estudio neurofisiológico de la funcionalidad de las extremidades inferiores puede ayudar en la toma de decisiones. El tratamiento conservador es la terapia de primera línea; Incluye analgésicos, antiinflamatorios, fisioterapia. El tratamiento quirúrgico está indicado en los casos de dolor invalidante, afectación neurológica y cuando el tratamiento conservador ha fracasado.

En la espondilolistesis degenerativa nosotros realizamos un abordaje mínimamente invasiva consistente en la liberación central y foraminal para descomprimir las raíces nerviosas por técnica de microcirugía endoscópica seguida de una artrodesis intersomática y transpedicular. El tiempo de estancia hospitalaria medio desde 3 días.

Scroll al inicio