DR MOSTAZA

FUSIÓN ESPINAL ANTERIOR Y POSTERIOR

¿Qué es la fusión vertebral?

La fusión espinal es un procedimiento quirúrgico en el que dos o más vértebras se unen permanentemente en un hueso sólido sin espacio entre ellas. Las vértebras son los huesos pequeños y entrelazados de la columna vertebral.

En la fusión espinal, se utiliza hueso extra para rellenar el espacio que suele existir entre las dos vértebras separadas. Cuando el hueso cicatriza, ya no hay espacio entre ellas.

La fusión espinal también se conoce como:

Usos de la fusión espinal

La fusión espinal se realiza para tratar o aliviar los síntomas de muchos problemas de la columna vertebral. La fusión espinal se realiza en la columna cervical, dorsal y lumbar El procedimiento elimina la movilidad entre las dos vértebras tratadas. Esto puede disminuir la flexibilidad, pero es útil para tratar trastornos de la columna vertebral que hacen que el movimiento sea doloroso.

Estos trastornos incluyen:

Un procedimiento de fusión espinal también puede incluir una discectomía. Cuando se realiza sola, una discectomía consiste en extirpar un disco debido a un daño o enfermedad. Cuando se retira el disco, los injertos óseos se colocan en el espacio vacío del disco para mantener la altura correcta entre los huesos. El médico utiliza las dos vértebras a cada lado del disco extirpado para formar un puente (o fusión) a través de los injertos óseos para promover la estabilidad a largo plazo.

Fusión cervical anterior

La indicación más común es la enfermedad degenerativa de la columna cervical que es el envejecimiento y el desgaste de la columna cervical. Este desgaste, también conocido como enfermedad degenerativa del disco, causa compresión en la médula espinal o las raíces nerviosas que se manifiestan a través de múltiples mecanismos que incluyen disco, osteofito o contracción del canal espinal (estenosis).

Otras indicaciones incluyen lesión traumática en el cuello a través del disco con o sin la participación de las articulaciones facetarias. Esto puede presentarse en forma de fractura, subluxación o dislocación de la columna vertebral. Estas lesiones pueden presentarse con radiculopatía cervical en forma de hormigueo, entumecimiento, dolor en las extremidades superiores. También pueden presentarse con compresión severa de la médula espinal con cuadriplejia que conduce a la pérdida completa de potencia, así como la sensación en todos los músculos de las extremidades por debajo del nivel de afectación.

A los pacientes con desgaste generalmente les va bien con el tratamiento conservador con el uso de medicamentos, fisioterapia con o sin inyecciones de cortisona.

En otras ocasiones, los pacientes pueden necesitar cirugía, especialmente en los casos que desarrollan un estado neurológico que empeora rápidamente, alteraciones sensitivas, disminución de la fuerza en extremidades superiores e inferiores en algunas ocasiones pero también raras veces puede haber una afectación del intestino o la vejiga o del equilibrio.

En caso de intervención quirúrgica nosotros practicamos cirugía mínimamente invasiva mediante técnica de microcirugía endoscópica. Procedemos a descomprimir las raíces nerviosas y la médula y colocamos unos dispositivos intersomáticos entre las vértebras para producir una estabilización. En patologías más complejas hacemos una sustitución parcial del cuerpo vertebral y colocamos una malla de titanio con hueso autólogo ayudada de una placa cervical con tornillos también con la objetivo de lograr una correcta estabilización.

Fusión cervical posterior

La fijación posterior de la columna cervical es un componente clave para lograr la artrodesis espinal para el tratamiento de diversas patologías de la columna cervical, incluidas las enfermedades neoplásicas, inflamatorias, traumáticas y degenerativas.

Hoy en día, la mayoría de los cirujanos de columna vertebral utilizan la fijación con tornillos cervicales posteriores. Nosotros empleamos tornillos cervicales pediculares, realizamos la cirugía mediante técnica de cirugía mínimamente invasiva. Diseñamos un BIOMODELO 3D con inteligencia artificial y unas guías unipersonales para la colocación de los tornillos transpediculares. Con nuestra planificación 3D podemos elegir la técnica óptima en función de la anatomía individual y las necesidades quirúrgicas de cada paciente.

Fusión lumbar anterior

ALIF son las siglas de «Fusión Intersomática Lumbar Anterior». Es un procedimiento quirúrgico que se utiliza para tratar el dolor lumbar causado por una enfermedad degenerativa del disco, hernias discales u otras afecciones de la columna vertebral. En una cirugía ALIF, el cirujano hace una incisión en la parte delantera del abdomen del paciente, entre el ombligo y la sínfisis del pubis, para acceder a la columna lumbar. Luego, el cirujano extrae el disco dañado entre dos vértebras adyacentes e inserta un injerto óseo o un disco artificial en el espacio. Esto ayuda a estabilizar la columna vertebral y promover la fusión entre las vértebras, reduciendo el dolor y mejorando la función de la columna. La cirugía ALIF generalmente se realiza bajo anestesia general.

Nosotros en este tipo de cirugía hacemos un abordaje laparoscópico por vía anterior, logrando menor agresividad preservar mucho mejor las estructuras vasculares y nerviosas. El tiempo de estancia hospitalaria es de 2 días, la recuperación postoperatoria es superior al abordaje convencional. 

Fusión lumbar posterior

En la fusión intersomática lumbar posterior (PLIF, por sus siglas en inglés), el cirujano inserta el espaciador o la jaula desde la parte posterior de la columna vertebral. Con este abordaje, el cirujano obtiene acceso a la columna vertebral extirpando el hueso (lámina) y luego retrayendo (moviendo) las raíces nerviosas hacia un lado. Luego, se puede quitar la parte posterior del disco intervertebral e insertar un espaciador.

Una variante es la fusión intersomática transforaminal: En la fusión intersomática lumbar transforaminal (TLIF, por sus siglas en inglés), el cirujano aborda el espacio del disco un poco más desde el costado. La ventaja de este abordaje es que requiere menos movimiento de las raíces nerviosas; por lo tanto, teóricamente, disminuye la posibilidad de lesión nerviosa.

El abordaje transforaminal nosotros le realizamos mediante técnica de cirugía mínimamente invasiva (microcirugía endoscópica). La incisión es mucho menor. No se producen lesiones musculares. Podemos visualizar muy bien la salida de las raíces nerviosas. Y la introducción del dispositivo intersomático es mucho menos traumática que en la cirugía convencional.

Scroll al inicio